Tag: Iron Fist

He de reconocer que he tardado demasiado en ver el gran evento (¿de la fase 1?) del combo Marvel/Netflix. Una experiencia que decidí postergar hasta la llegada de The Punisher, serie en la que tengo depositadas muchas esperanzas. Como forma de aliviar un más que probable mal trago, en forma de no satisfacción de expectativas. Tenía razón, en parte. Porque si bien es verdad que el potencial que muchos atisbábamos para el cuarteto de héroes callejeros neoyorquinos, apenas se rasca. El enfoque aplicado a su serie aporta más luces que sombras, y principalmente revela un más que prometedor futuro por delante. Y es que, tras un par de entregas un tanto flojas. Netflix con The Defenders, parece haber cogido impulso…para, deseamos, no volver a mirar a atrás.

Marvel's The Defenders-El hartazgo de la Tierra de Nadie

 

Dictum y Modus

El factor diferencial para encauzar positivamente nuestra valoración de The Defenders es su extensión. Puesto que si en las últimas entregas Marvel/Netflix se ha constatado que no todos sus héroes pueden “llenar” 13 episodios. La apuesta por un formato de miniserie además de evitar el tratamiento de tramas secundarias ralentizadoras o crispantes. Camufla las capacidades interpretativas de actores y actrices implicados, incapaces de adoptar más de un registro. No obstante, es innegable reconocer que el periplo individual de cada uno de los héroes supone un punto de partida más que sólido. De ahí que los  procesos de reclutamiento, planificación y ejecución de su plan conjunto no presenten fisuras. Todos y cada uno de los Defensores tienen razones de peso para encontrarse dónde se encuentran cuando la ofensiva de La Mano comienza. Y por lo tanto para reaccionar cómo reaccionan antes, durante y después de los acontecimientos expuestos. Es decir, si el entretenimiento se ciñe a las leyes de la lógica, sabe mejor.

 Héroes y Villanos convincentes

Mucha expectación levantó la elección de Sigourney Weaver como enemigo a batir por The Defenders en su primera aparición. Básicamente, porque el bagaje actoral de la susodicha prometía una villana a la altura de Kingpin o Killgrave. Prometía…pero al final nada. Lo que es una autentica pena, vistas sus motivaciones convincentes y su status dentro de La Mano.  Un medio camino el de Alexandra interrumpido, por una antiheroína que por mucho que se empeñen…no llena su traje. 

Mención aparte debemos darle al protector K’un Lun, quien continúa con su éxodo hacia (esperamos) convertirse en el personaje que conocemos del cómic. Un proceso de transformación que aparenta llegar a su última fase, a juzgar por la última voluntad de Matt Murdock.

 

 

Cuando todo lo demás falla o no cuaja, siempre nos quedará el fanservice. Si con Daredevil y Jessica Jones la conexión entre producto audiencia fue inmediata. Con Iron Fist y Luke Cage costó bastante más, por decir algo. Quizá por eso se haya apostado en la unión de estos cuatro por un enfoque más directo. Evitando que las tramas secundarias se desvíen demasiado de la principal, lo que es de agradecer.

No obstante, habrá quien eche en falta un mejor aprovechamiento de los inagotables recursos del cómic. Quizá en otra ocasión. O lamentablemente quizá no. Y la costumbre de Marvel en hacer de cada parte de su Universo una especie de aduana que prepara para la siguiente aduana, se mantenga hasta el infinito.

 

 

 

Que el binomio Marvel-Netflix no podía seguir sosteniéndose sobre una estructura tan pobremente cuidada, estaba claro. Otra cosa era la fe ciega de muchos, servidor incluido, en que evidentes signos de decadencia se revirtieran. Y no, no se trata del típico juicio salido del resentimiento o el hateo gratuito, sino de la cruda realidad. La cada vez más patente separación (voluntaria) de los Universos Marvel Televisivo y Cinematográfico. Junto al empecinamiento en cubrir una absurda tasa de cuotas temáticas, desechando así tramas jugosas del cómic o reales. Todo ello sumado a la ya tediosa corriente que convierte todo contenido audiovisual en un trailer de lo que está por venir….Hacen de Marvel’s Iron Fist, una serie condenada a tener cortada sus alas. Por lo que las aventuras de Danny Rand…quedan a años de luz de su verdadero potencial.

 

Marvel's Iron Fist-Danny Rand llevó el cántaro a la fuente

No obstante, antes de animaros a proseguir con la lectura es mi obligación dejar claras un par de cosas. ¿Es Marvel’s Iron Fista una serie que no merece la pena ser vista? En absoluto. ¿Es un producto audiovisual disfrutable? Sin ninguna duda. ¿Es mejorable? Por supuesto.  Y es este último factor, el quid de la cuestión. Dado que, se debe a una (inexplicable) indefinición a la hora de elegir los elementos del cómic Iron Fist que debían ser adaptados a la pequeña pantalla.

Universo Compartido…quién te ha visto y quién te ve

Todo lo que presagiaba Daredevil en su primera temporada. Las sutiles referencias en Agents of Shield durante su ¿tercera? temporada a otros relevantes eventos del mundo Marvel. No han podido y/o sabido cristalizar en un sólido conglomerado de tramas superheroicas.   Las tan ansiadas conexiones entre la Marvel del cine y la televisión, más que automáticas resultan forzadas. El incidente, tipo del escudo o del martillo, gigante esmeralda…no son más que ingredientes de una receta que nadie jamás se dignará a cocinar debidamente.  Básicamente, porque los caminos emprendidos por estos dos estudios hacen inviable un destino final común. Lo que a todas luces, descoloca y frustra al espectador ya que la razón de ser de un Universo Compartido es la de no tener que escribir guiones con manos de plomo.

 

Rand Enterprises-El hombre contra el sistema

Era fácil, era tan fácil como lógico O por lo menos eso se presuponía. La dualidad entre el superhéroe/villano y el empresario con brújula moral contra el empresario sin escrúpulos, daba mucho juego. No obstante, ese apartado pasa desapercibido a lo largo de los 13 episodios de la serie. Principalmente, porque se ha elegido que Danny Rand no alcance el status de vigilante o fuerza del bien estabecida. En segundo lugar, porque el grueso de las tramas corporativas recaen sobre los hombros de los secundarios, los Meachum. Tan bien construidos como defendidos actoralmente, pero que se ven lastradas por el estancamiento como personaje que sufre el accionista mayoritario de Rand Enterprises.

Rand Occidental vs Rand Oriental

Si con Daredevil lo único que se hizo (y con bastante acierto) es mostrar la génesis del héroe, presentar sus dilemas morales, además de sus primeros pasos. Con el resto de los Defensores es inevitable pensar que sólo se ha buscado satisfacer los empoderamientos. El de la mujer, con Jessica Jones. El de la Comunidad Afroamericana, con Luke Cage. Y el de la cultura Oriental…con Iron Fist. Un empecinamiento en el cumplimiento de cuotas que, cómo no, supone forzar demasiado escenas y diálogos. Más aún cuando no se les dedica el tiempo necesario para que cuajen y puedan despertar alguna emoción en el despertador.

El (interminable) camino del guerrero

 

Como ya he mencionado anteriormente, Danny Rand nunca acaba de coger el manto del Iron Fist. Momentos de invulnerabilidad y ejecución de movimientos letales contra sus enemigos, se combinan con dudas existenciales que afectan a su chi. Y por consiguiente, a la fuente de sus poderes. Un enfoque que llega a rozar lo cansino, seguramente debido al alejamiento de la fórmula que mejor le ha funcionado a Netflix en las coreografías de lucha. La crudeza o la ausencia de elipsis narrativas, donde los oponentes se agotaban, sudaban y…sangraban con una lógica indiscutible.

La trayectoria de un personaje en sus cómics junto con su perfil psicológico es algo que debería analizarse con detenimiento. Especialmente cuando se intenta realizar una adapatación de éste a la pequeña o gran pantalla. Hay formatos en los que unos se desenvuelven mejor que otros y recae en los showrunners elegir el indicado. Puede que sea recomendable no cambiar algo cuando ésto funciona, los datos de visualización de Netflix colocoan los productos Marvel en su top 5, si no me equivoco. Unos datos incontestables que si bien confiman el trabajo bien realizado, resultan una puerta abierta al conformismo.

Aunque bien es verdad, que cualquiera que busque algo más que un mero entretenimiento, lo va a tener complicado. Siendo un producto Marvel, la máxima it’s all connected es una excusa para deshojar margaritas argumentativas que forman parte de un jardín aún por explorar. En este caso, La Mano, con sus pétalos con el nombre de Bakuto, Madame Gao y Colleen Wing…flor a la que se podía sumar K’unn Lunn con su cliffhanger de manual en el último episodio.

 

Nada nuevo bajo el Sol (de Neflix), lo que en absoluto es algo malo, pero dista mucho de ser perfecto.